sábado, 13 de febrero de 2016

-RESPIRACIÓN DE FUEGO-



Este es un pranayama que se hace por la nariz, de manera rápida, continua y rítmica.
Hay que tomar la misma cantidad de aire que se suelta mientras mueves el abdomen de la siguiente manera:
Al inspirar se hincha el vientre rápidamente y al exhalar se mete con fuerza el ombligo hacia dentro, como si quisieras tocar la columna; de esta manera el aire sale rápidamente. Este movimiento de vientre muchas veces es denominado como bombeo.
Es importante que solo sea el abdomen el que se mueve y no el pecho.
Si eres mujer y estás en los primeros días de la menstruación, es aconsejable no hacer esta respiración ya que la sangre se torna más líquida y puede provocar una pequeña hemorragia.
Si estás embarazada, es conveniente evitar esta respiración, debido al movimiento abdominal, para no dañar al feto.
Es muy importante mantener un ritmo constante para no marearse. Si aún así te mares al hacerla, se debe a que tu organismo está eliminando toxinas.
BENEFICIOS
-Esta respiración despierta y genera el proceso del flujo pránico al punto del ombligo.
-Estimula el proceso de eliminación, purificación y desintoxicación del cuerpo.
-Crea fuego interno, por eso, cuando se hace durante mucho tiempo seguido se suda.
-Dirige la energía a los chakras inferiores.
-Limpia la sangre y la oxigena en tan solo 3 minutos.
-Incrementa la resistencia física.
-Fortalece el Sistema Nervioso.
-Equilibra el hábito físico y mental en el punto del ombligo, haciendo a la persona más estable.
-Ayuda a eliminar toxinas adquiridas por adicciones tales como: el tabaco, el alcohol, la cafeína, los antibióticos y cualquier tipo de estupefaciente.
-Incrementa la capacidad pulmonar.
-Equilibra los hemisferios cerebrales.
-Carga el campo electromagnético (el aura), protegiéndonos así de influencias negativas.
-Equilibra el Sistema Nervioso Simpático y el Parasimpático.
-Fortalece el chakra del ombligo (Manipura).
-Estimula el Sistema Inmunológico



La respiración de fuego por si misma tiene muchos beneficios
Respiración de fuego con los pulgares levantados,  esta poderosa postura fortalece el centro energético situado en el plexo solas, entre el ombligo y el esternón que está relacionado con el sistema digestivo. Al fortalecer este punto, se contrarrestan los aspectos negativos como la fatiga y agresividad.
Siéntate con la espalda derecha y  extendida.
Levanta tus brazos por encima de la cabeza formando una “V” sin doblar los codos. Tus palmas deben quedar hacia afuera, estira los pulgares y dobla ligeramente el resto de los dedos.